Por Primera Vez – 2

Era una lectora empedernida desde que podía acordarse. De hecho su memoria no albergaba ninguna celebración de cumpleaños sin que el regalo de su padre fuera un libro.

Los primos se reían. La hermana de su madre una vez preguntó si la niña quizá no querría otra cosa que no fuera un libro, su madre respondió que para qué, si total con lo feílla que era se iba a quedar a vestir santos y mejor que se supiera entretener sola.

Continúa leyendo “Por Primera Vez – 2”